Share on Facebook Share on Pinterest Share on Twitter

"Noto cómo mis dedos de las manos mis tobillos las piernas o los brazos se van poniendo muy rígidos. Y lo peor de todo es que sé que es un proceso irreversible que los tejidos de mi piel se están endureciendo poco a poco como si me estuviera convirtiendo en piedra" asegura Soledad Pérez a El Confidencial. Esta mujer de 55 años que reside en un pueblo de Guadalajara tiene esclerodermia una enfermedad reumática autoinmune que afecta a su dermis y otros órganos del cuerpo. Su sistema inmunitario l #tejidos





Noto cómo mis dedos de las manos mis tobillos las piernas o los brazos se van poniendo muy rígidos. Y lo peor de todo es que sé que es un proceso irreversible que los tejidos de mi piel se están endureciendo poco a poco como si me estuviera convirtiendo en piedra asegura Soledad Pérez a El Confidencial. Esta mujer de 55 años que reside en un pueblo de Guadalajara tiene esclerodermia una enfermedad reumática autoinmune que afecta a su dermis y otros órganos del cuerpo. Su sistema inmunitario l

"Noto cómo mis dedos de las manos mis tobillos las piernas o los brazos se van poniendo muy rígidos. Y lo peor de todo es que sé que es un proceso irreversible que los tejidos de mi piel se están endureciendo poco a poco como si me estuviera convirtiendo en piedra" asegura Soledad Pérez a El Confidencial. Esta mujer de 55 años que reside en un pueblo de Guadalajara tiene esclerodermia una enfermedad reumática autoinmune que afecta a su dermis y otros órganos del cuerpo. Su sistema inmunitario l

apple